Ricky Martin: “Lo logramos en paz y sin armas, como Gandhi”
hace 3 meses.

El cantante boricua y la comunidad LGTB de Puerto Rico fueron los pilares para la destitución del gobernador de la isla luego que se filtrasen chats con contenido sexista y homofóbico.


El escándalo en Puerto Rico, estado libre asociado a los Estados Unidos de América pero con status de autogobierno, comenzó a comienzos del mes de julio. Primero fue el arresto de Julia Keleher y  Angie Ávila, dos ex funcionarias del gobierno de Ricardo Rosselló a cargo de las carteras de educación y de la Administración de Seguros de Salud, respectivamente, por parte del FBI bajo sospechas de corrupción con fondos federales destinados a programas relacionados con sus ministerios. Pero lo que parecía otro caso más de podredumbre gubernamental en un estado se trasformó en algo mucho más grave al filtrarse conversaciones de un grupo de chat alojado en la plataforma Telegram gracias a los quehaceres del Centro de Periodismo Investigativo de ese país.

En esos chats, y con total impunidad, miembros del gobierno boricua arremetieron con comentarios homofóbicos y sexistas sobre artistas y políticos de ese país. A la ex concejala Melissa Mark-Viverito la calificaron como una “HP” (hija de puta). A la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, Rosselló también la llamó “HP” y ante su accionar político se preguntó si “se le acabaron sus medicamentos”. Y de Ricky Martin, señalaron que “es tan machista que se folla a los hombres porque las mujeres no dan la talla”, entre muchos otros comentarios más que tienen las 900 páginas del documento.

Todo esto llevó a que los ciudadanos del país comenzaran una serie de protestas callejeras, encabezadas por la comunidad LGTB, a las que se sumaron los artistas, con Martin a la cabeza, sumados a Benicio del Toro (desde Nueva York), René “Residente” Pérez (la voz de Calle 13), Bad Bunny, Luis Fonsi, Wisin y Daddy Yankee, entre otros.

Martin, voz cantante de la protesta, afirmó que esos comentarios son “completamente repudiables y denotan el carácter y la personalidad intolerante, arrogante, prepotente, homofóbica, machista y violenta de cada uno de los implicados”, mientras hacía flamear una bandera con los colores del arco iris (símbolo de la comunidad LGTB) arriba de un camión. “Es una falta de respeto a todas las comunidades, a todas las mujeres, a la gente que falleció durante el huracán María. Nosotros tenemos que defendernos”, dijo Residente en una de las multitudinarias marchas, para después cantar “Afilando cuchillos”, el tema que compuso con Bad Bunny para exigir la renuncia de Rosselló. La canción critica la hipocresía de los políticos boricuas y dice “Si todo el pueblo quiere que te vayas y tú te quedas, entonces estamos en dictadura”.

De a poco, las catorce personas que conformaban ese grupo de chat fueron dimitiendo, con la excepción de Rosselló, que seguía aferrado a su cargo. Las protestas, encabezadas por los artistas y la comunidad LGTB, fueron in crescendo, y desembocaron en una huelga general el pasado lunes, con 500 mil personas en las calles. Martin, mientras tanto, arengaba desde tu cuenta de Twitter: “Qué orgulloso me siento de ser puertorriqueño. Qué fuerza sentí de parte de mi gente. Seguimos en la lucha hasta que @ricardorossello no gobierne mas. #resistencia”.

La voz del pueblo redobló su grito. Y así fue como tras doce días de protesta, Roselló renunció a su cargo e indicó que su sucesora será  la secretaria de Justicia Wanda Vázquez. “Luego de escuchar el reclamo, hablar con mi familia, pensar en mis hijos y en oración, hoy les anuncio que estaré renunciando al puesto del gobernador efectivo el 2 de agosto”, dijo Roselló a través de un video transmitido por Facebook.

Ricky Martin no dudó, y celebró esta decisión por un video que subió a su cuenta de Instagram. “¡Puerto Rico, lo logramos! Lo logramos en paz, sin armas, como Gandhi. Exigimos respeto y nos escucharon”, afirmó el cantante. “Exigimos respeto por la niñez puertorriqueña, por las mujeres de Puerto Rico, por la comunidad LGBT, respeto por nuestros difuntos, qué esto no vuelva a suceder. No vamos a dejar a nadie que nos pisoteen de esta manera, vamos a estar bien atentos. Ahora estamos unidos”, agregó. “Estoy celebrando, estoy de fiesta. Podemos lograr muchas cosas ahora. No tengo miedo. No más corrupción, no más basura. Rescatamos nuestra isla, rescatamos a nuestro país, que se preparen porque lo que viene es maravilloso. Sal a las calles, no lo dejes caer Puerto Rico, va estar todo bien”, señaló Martin, quien también agradeció al periodismo por difundir la crisis política boricua: “Por ustedes, el mundo escuchó”. Una lección tanto para los dirigentes de todo el mundo (lo privado es público, y que se hayan difundido chats de una plataforma que en teoría los destruye de manera instantánea como Telegram así lo demuestra) como una confirmación de que las minorías, unidas, no son tales. 

¡Comparte la noticia con tus amigos!



Suscribite

¡Dejanos tu correo para recibir las últimas novedades de goCanning!