Las mujeres del Amazonas
hace 3 semanas.

Son portadoras de la herencia cultural y ancestral de las comunidades originarias. Hoy no se resignan a ver su hogar destruido y toman parte activa en la defensa del Amazonas, con una mezcla de indignación, determinación y tristeza.


La mitología griega hablaba de pueblo de mujeres guerreras a la que llamaron Amazonas. Los distintos pueblos de la antigüedad fueron heredando el mito y ubicando a esas mujeres en distintos lugares del lejano oriente sin haber encontrado una prueba real de su existencia.  Con el descubrimiento de América, la fantasía se trasladó al nuevo continente. Fueron varios los adelantados y escribas que alimentaron la leyenda relatando en sus crónicas la presencia de esculturales mujeres guerreras que hacían frente a sus ejércitos. 

El 1541, el español Francisco de Orellana navegó por primera vez un río que cruzaba casi todo el continente y asegurando haber visto varias tribus de mujeres que lo atacaron en su recorrido, lo bautizó Amazonas. Mito o realidad, lo cierto es que en la Amazonia (y en todo América) hay muchos pueblos originarios cuyas mujeres tomaron las banderas de su género y de su etnia.   


EL PAPEL DE LA MUJER INDIGENA

El 5 de septiembre de 1782, la guerrera aymará Bartolina Sisa murió descuartizada por las autoridades del Alto Perú, cuando fracasó la rebelión anticolonialista que comandó junto a su esposo Tupac Katari. En su honor, cada 5 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Mujer Indígena. Una fecha para visibilizar el maltrato y el despojo del que fueron víctimas, reivindicar los derechos de las mujeres originarias, y el papel que ocupan en la defensa de la cultura y la naturaleza.

El primer movimiento surgió en Ecuador, cuando se formó Mujeres Amazónicas, un colectivo de más de cien mujeres (indígenas y mestizas en su mayoría) . La une el objetivo común de la defensa del territorio, la naturaleza, la educación y la preservación de la cultura originaria. Desde su creación, este colectivo ha reclamado al Estado ecuatoriano detener la intervención de compañías petroleras y mineras en los territorios ancestrales de sus comunidades y la defensa de la madre tierra como sagrada.

Este concepto se fue replicando en casi todos los países, entendiendo que la Amazonía trasciende los límites geopolíticos.  

En Brasil, Las mujeres indígenas  han protestado contra las políticas que está llevando a cabo el presidente Jair Bolsonaro, porque atentan contra los derechos de los indígenas y ponen en peligro el medio ambiente. Al poco tiempo de asumir Bolsonaro,  2.000 mujeres indígenas  salieron a las calles de la capital brasileña, Brasilia, para protestar contra sus políticas, según ha informado el diario local ‘Folha de Sao Paulo’.

Las mujeres, pertenecientes a más de 300 grupos étnicos, han demandado mejorías en la cobertura sanitaria para las personas indígenas y han criticado duramente el plan de Gobierno de Bolsonaro.

«Dado que Bolsonaro dijo que no iba a ver ni un centímetro más de tierra demarcada para los pueblos indígenas, nos manifestamos porque, con esas declaraciones, declaró una guerra no solo a los pueblos indígenas, sino también a las mujeres indígenas«, ha reclamado la activista Sonia Guajajara. «Necesitamos garantizar que nuestros territorios sean respetados (…) Están invadiendo nuestros bosques, acabando con los ríos, envenenando tierras«. 


ESTA ES MI TIERRA

El año pasado, la deforestación en la Amazonía aumentó un 29 por ciento y las tribus indígenas se encuentran en pié de guerra. No se trata de una defensa puramente ambientalista. Para ellos, la selva es su hogar, sus sustento y su cultura. 

Una de las activistas más aguerridas es Tuire, jefa de una de las aldeas de la tribu Kayapo. "Todos estos tipos diferentes de árboles existen no sólo para nosotros los indígenas, sino para toda nuestra supervivencia. Nos dieron el aire para respirar, el oxígeno que necesitamos. Hay muchos tipos de criaturas aquí; pájaros, loros, monos, armadillos... si la gente continúa destruyendo la naturaleza, ¿dónde vivirán todos estos animales? Por eso no dejo que nadie destruya la naturaleza.

Apenas unos meses después de esa manifestación, el Amazonas arde ante la mirada impávida de todo el mundo. Tuire no se rinde. "Voy a regresar a Brasilia al Congreso Nacional en presencia de todo la gente del gobierno, para que puedan escucharme y les voy a decir otra vez que no pueden tomar nuestra tierra. Siempre he luchado por mis derechos y por los derechos de nuestros pueblos".


RESISTIMOS PARA EXISTIR

La líder indígena Maria Eva Canoé es una maestra de 51 años que forma parte del Comité de las Organizaciones Indígenas de la Amazonia Brasileña. Ella apunta que el motivo por el que el pueblo Canoé es una minoría dentro de su región es que fueron diezmados durante la colonización del estado de Rondônia en el siglo XVII. Más tarde las pocas mujeres canoé que sobrevivieron tuvieron que casarse con hombres de otros grupos étnicos para perpetuar su propio grupo.  

“El estado de Brasil tiene una deuda impagable con los pueblos indígenas. El estado de Brasil nunca podrá devolver los pueblos indígenas extintos, las lenguas extintas, los territorios destruidos que ahora son desiertos [culturales] absorbidos por ranchos ganaderos o plantaciones de soya”, dijo. "Somos resistentes para mostrar al gobierno y a toda la sociedad que estamos vivos, que resistimos para existir”, 



  

¡Comparte la noticia con tus amigos!



Suscribite

¡Dejanos tu correo para recibir las últimas novedades de goCanning!