Nacer antes de tiempo
hace 22 meses.

Hoy es el día Internacional del Prematuro. La historia de Benjamín refleja la lucha de todos esos pequeños guerreros que nacieron antes de terminar de gestación.


Benjamín nació un 10 de diciembre de 2012, a las 26 semanas de gestación. Pesaba 900 gramos y medía solo 30 cm. 


"Yo había roto bolsa la noche anterior y estaba en reposo absoluto. La noche del 10 de diciembre el obstetra nos dijo - Benjamín va a nacer ahora, tengan en cuenta que es muy chiquito", cuenta Romina, su mamá. "Benja nació una hora más tarde, Definitivamente no fue como lo soñé, no lo escuché llorar, ni lo pusieron en mi pecho para poder verle la carita y darle un beso a este alocado mundo. Lo conocí 12 horas mas tarde, cuando lo ví en su cajita de cristal, previo a un curso súper rápido de como entrar a neonatología" 




Ningún padre esta preparado para eso. Para ver a su hijo rodeado de cables, aparatos, y sensores que suenan todo el tiempo. Para rogar que el teléfono de emergencia no suene nunca, para hablarle a ese bebé que cabe en la palma de su mano sin poder tocarlo. 

El nacimiento prematuro es una condición que aumenta a nivel mundial y en la que intervienen factores biológicos, ambientales y sociales. Además, hoy en día es la principal causa de ingreso a las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) y una de las principales razones de mortalidad infantil. Pero a su vez, también son muchísimos más los casos de sobrevida de los bebes prematuros. 


"No me di cuenta de la verdadera dimensión de lo que estaba pasando hasta el día en que me dieron el alta a mi, y tuvimos que dejar a Benja. Cómo lo iba a dejar ahí solito? La tristeza me invadió cuando crucé la puerta de la Trinidad y ví una pareja feliz cargando a su bebe en el huevito" recuerda "Nosotros nos íbamos con los brazos vacíos y la vida llena de preguntas e incertidumbres. Benjamín había nacido muy complicado: hemorragia cerebral, no podía respirar solito y tenía todos sus órganos muy inmaduros"


Romina es abogada pero recuerda que ese tiempo su vida y la Diego (el papá de Benjamín) se limitaba a ir a la clínica, preguntar si Benja había subido de peso, si había podido hacer caca solito, se hizo experta en laboratorios y lectura de monitores. Su familia era la familia de la neo, médicos, enfermeras, y otros papás que pasaban por lo mismo. 


“Dormía vestida y con el celular en la mano por cualquier urgencia, como la de aquella vez que me llamaron porque Benja estaba muy grave y necesitaba una transfusión de sangre. Así pasaron las horas, los días, las semanas, los meses... Navidad... año nuevo... reyes.. etc. Todo era eterno... Veiamos llegar amiguitos nuevos y otros irse a su casita. Lo más pequeño se transformaba en inmenso, cada gramos subido, cada centímetro, cada milímetro de leche que toleraba. Todo era un logro para nuestro pequeño guerrero”


Hasta que un día finalmente les tocó a ellos. Ese día, Romina jura que tocó el cielo con las manos, aunque también confiesa que me se moría de miedo. ¿Iba a poder cuidarlo? ¿Cómo se lo iba a llevar sin monitores que le avisen que está todo bien? 


“El tiempo pasó, aprendí a ser mamá de un nene al que sólo había que tenerle un poco más de paciencia. Él tenía sus tiempos y yo tenía todo el tiempo del mundo para esperarlo a él. La llegada de Benja me obligó a cambiar mis prioridades, que nunca es suficiente correr, jugar y saltar, que siempre hay tiempo para otro cuentito,  que no hay mejor plan que un plato de fideitos saltadores mirando los dibus, que la mejor parte del día es volver del cole cantando y escuchando sus mil aventuras, por sobre todas las cosas que pase lo que pase siempre nos podemos fundir en un abrazo que parece eterno”


Hoy Benja tiene siete años y es un nene sano, divertido, curioso, travieso como todo los nenes. Sobre todo, es un nene feliz. 




10 AÑOS, 10 DERECHOS


El 17 de Noviembre es el día internacional del bebé prematuro. En nuestro país, esta fecha se celebró toda la semana con la campaña ¨10 años, 10 derechos, a la que adhirieron instituciones del todo el país y que hace foco en estos 10 derechos que hace una década instauró UNICEF para los bebes prematuros. 


1- La prematurez se puede prevenir en muchos casos, por medio del control del embarazo al que tienen derecho todas las mujeres: los controles sirven para orientar las decisiones clínicas y para informar a la mujer y a su familia sobre cómo prevenir los posibles riesgos.


2- Los recién nacidos prematuros tienen derecho a nacer y a ser atendidos en lugares adecuados: si se sabe que un bebé nacerá antes del término del embarazo, es aconsejable que los padres se pregunten si el lugar que eligen para que nazca cuenta con todo lo necesario para su asistencia y está preparado para resolver una emergencia.


3- El recién nacido prematuro tiene derecho a recibir atención adecuada a sus necesidades, considerando sus semanas de gestación, su peso al nacer y sus características individuales. Cada paso en su tratamiento debe ser dado con visión de futuro: cada recién nacido prematuro es único y requiere atención según sus necesidades.


4- Los recién nacidos de parto prematuro tienen derecho a recibir cuidados de enfermería de alta calidad, orientados a proteger su desarrollo y centrados en la familia: los cuidados de enfermería son esenciales para la calidad de vida de los recién nacidos prematuros.


5- Los bebés nacidos de parto prematuro tienen derecho a ser alimentados con leche materna: la leche humana es el mejor alimento para los bebés, incluidos los prematuros. Si un niño nace prematuro, lo mejor es que la madre permanezca junto a él y lo alimente con su leche.


6- Todo prematuro tiene derecho a la prevención de la ceguera por retinopatía del prematuro (ROP): un niño prematuro necesita controles oftalmológicos desde las primeras semanas de vida. Los padres deben ser informados sobre la retinopatía del prematuro y pueden cooperar solicitando este control. Como el oxígeno que se administra a un bebé prematuro puede agravarla retinopatía se requiere de un estricto monitoreo. Tratada a tiempo, la ceguera por retinopatía casi siempre es prevenible.


7- Un niño que fue recién nacido prematuro de alto riesgo debe acceder, cuando sale del hospital, a programas especiales de seguimiento. Los bebés prematuros necesitan un programa de seguimiento: las familias deben recibir orientación para la crianza, nutrición y controles. Si el bebé necesita rehabilitación o ayuda educativa especial, debe ser derivado con orientaciones precisas.


8- La familia de un recién nacido prematuro tiene pleno derecho a la información y a la participación en la toma de decisiones sobre su salud a lo largo de toda su atención neonatal y pediátrica: los recién nacidos tienen derecho pleno a ser protegidos, y la familia tiene derecho a saber todo lo que le está ocurriendo, para participar en el cuidado y en las decisiones.


9- El recién nacido prematuro tiene derecho a ser acompañado por su familia todo el tiempo: para un bebé prematuro es muy importante sentir las caricias, la voz y el olor de sus padres. Para eso, debe estar junto a ellos el mayor tiempo posible.


10- Las personas que nacen de parto prematuro tienen el mismo derecho a la integración social que las que nacen a término: en Argentina, los recién nacidos prematuros tienen derecho a que el Estado les provea lo necesario para lograr las mismas oportunidades de integración social que los que nacieron a término, incluyendo escuelas y servicios de rehabilitación cercanos a su casa.

 

¡Comparte la noticia con tus amigos!



Comunicate con nosotros