Puedo estudiar, Puedo trabajar
hace 2 meses.

La campaña del Día Internacional del Autismo 2020 brega por facilitar el acceso a la educación y el trabajo para las personas con autismo.


Todos los años, en el Día Internacional de Concientización sobre el Autismo, las organizaciones de todo el mundo llevan adelante diferentes campañas de visibilización. Este año no hay marchas ni concentraciones en las plazas, pero la marea azul se traslada a las redes y a las rejas y balcones de las casas con la invitación de colgar una cinta, pañuelo o adorno azul,el color del autismo. 

 

El leit motiv de la campaña 2020 es “Puedo aprender, puedo trabajar” y apunta a la inserción de las personas con autismo en estos diferentes ámbitos de la vida social. Pone en agenda la necesidad de garantizar el derecho al trabajo y la educación para todas las personas con autismo. Exige un esfuerzo por parte de las autoridades y de la sociedad a la hora de facilitar el acceso a una educación de calidad para que puedan desarrollar un trabajo remunerado y ser lo mas autónomos e independientes posible.

 

EL LARGO CAMINO HACIA UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA. 

 

En noviembre del años pasado se reguló en Argentina la Ley de Autismo, que obliga a todos los agentes de salud (obras sociales, prepagas y seguridad social) a brindar las prestaciones y el diagnóstico . También establece la necesidad de pensar las políticas públicas desde el modelo social de la discapacidad, acorde con la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad: no mirar solamente desde el punto de vista médico, si no desde la aceptación, la inclusión y sobre todo desde el respeto por la diversidad.  Hablar de inclusión es aceptar que no somos todos iguales y que en esa diversidad cada ser humano tiene diferentes habilidades y posibilidades que pueden potenciarse.

Pasado a la realidad, las cosas no parecen ser tan sencillas. La inserción escolar de los niños con autismo muchas veces es difícil, las obras sociales y prepagas se pierden en trámites burocráticos y la educación tradicional no esta capacitada para la inclusión (por más que en los último años se han hecho avances enormes, todavía no alcanza). 

 

Así lo explicó en primera persona Cintia Fritz, mamá de un nene con autismo de nueve años, en una entrevista a Clarín: “Es extenuante, siempre hay algo que hacer, algo que resolver; siempre hay algo que te rebotan, algo por lo que te llaman la atención. Tenemos el gran trabajo de fin de año de armar toda la carpeta de prestaciones de discapacidad. Las coberturas médicas desde hace un par de años empezaron a dar prestaciones desde febrero hasta diciembre, no aceptan otorgar prestaciones en enero porque consideran que es cuando terapeutas y las familias se tienen que ir de vacaciones. Esto hay que recolectarlo desde octubre, porque hay que juntar la documentación, hay que pedir turnos con los médicos. Es un delirio vivir así; cuando la cabeza de un equipo terapéutico dice que ‘esta persona necesita este tipo de tratamiento’ no habría que discutir demasiado. La ley de prestaciones de discapacidad dice que todas las coberturas médicas tienen que cumplir el 100% de las prestaciones que la persona requiera. 

Yo entro en crisis a fin de año con esto de armar las carpetas, controlar que no falte absolutamente nada, que no te rechacen la prestación. Una vez que entregaste todo viene un empleado de auditoría y empieza la negociación que es como una falta de respeto. Ahí se ponen a hablar de una persona que jamás vieron, sólo habían visto un legajo.También tenemos que enfrentar la burocracia escolar, que es bastante difícil.”

Cintia es periodista y autora de un libro que recomendamos:  La Aventura diferente. 



 

 

ES HORA DE PENSAR EN LOS JÓVENES Y ADULTOS CON AUTISMO

 

Un niño con autismo será un joven con autismo, un adulto con autismo y un adulto mayor con autismo. Parece básico, pero por lo general solo se aborda esta condición desde la niñez. Es necesario pensar en la autonomía de esas personas en todas las etapas de su vida, y la inserción laboral cumple un papel fundamental para eso.

 

En Argentina, hay tres empresas que a través del programa internacional  “Autismo con Trabajo” contratan personas con autismo para su operación local: SAP, Direc TV y J.P.Morgan. 

La primera en sumarse a este programa fue SAP, de la mano de APADEA (Asociación de Padres de Autistas), a instancias de un empleado cuyo hijo tenía TEA. Hoy tiene a 14 personas con TEA trabajando en su planta y han pasado otras 20 a lo largo de los años.

Uno de ellos es Nicolas Neuman, un chico de 22 años que desarrolló una herramienta digital que permite agilizar los procesos contables: lo que usualmente demora 3 días con este sistema se realiza en apenas 20 minutos. A raíz de esto recibió el Hasso Plattner Founders’ Award, el principal reconocimiento que hace la empresa SAP a sus colaboradores. Es el primer latinoamericano en recibir este premio (nota completa aca) 


 


A la iniciativa de SAP le siguieron Direct TV, que contrató a cinco personas dentro de ese programa y J.P. Morgan a otras 11 (dentro de las 160 personas con autismo que integran la empresa en todo el mundo) . 

 

El número es pequeño si se considera la cantidad de personas con autismo en el mundo: La OMS estima que aproximadamente 1 de cada 160 personas en el mundo nacen con autismo, una condición que se da cuatro veces más en hombres que en mujeres. El centro de control y estudio de enfermedades de EEUU sube esa tasa a 1 casa 68. 

En Argentina, no hay estadísticas oficiales pero las ONG que trabajan con esta problemática calculan que hay alrededor de 400.000 personas con autismo en el país.

 

EL AUTISMO COMO CONDICIÓN

 

"Hay tantas manifestaciones del autismo como personas que lo padecen. A veces, producto de alguna película o historia famosa, se asocia a una patología en particular o a una discapacidad intelectual, pero es incorrecto. Hay personas con autismo que estudian, trabajan, hacen deportes, forman familias, viven la vida" sostuvo la Dra Silvia Baetti, del Instituto Universitario del Hospital Italiano en una nota publicada en el portal de ese Hospital. 

 

Esa frase marca la mayoría de los preconceptos que suele haber en torno al Autismo y pone el foco en los que sí pueden hacer, y no en la discapacidad que puede implicar esa condición: 

1 - Como primera consideración, no hay un solo “tipo” de autismo, si no un amplio espectro autista. 

2 - Segundo, no se trata de una enfermedad, si no de una condición. Tal es así que en los últimos años se comenzó a abandonar la sigla TEA (trastorno del espectro autista) cambiándola por CEA (condición del espectro autista). 

3 – Esta condición acompañará a la persona durante toda su vida, y es importante el diagnóstico precoz para poder abordar su tratamiento.  

4 – Los tratamientos y terapias multidisciplinarias que abordan esta problemática pueden reducir las dificultares de comunicación y comportamiento social, para lograr una calidad de vida plena para ellos y su entorno. 

 

 

 

¡Comparte la noticia con tus amigos!



Suscribite

¡Dejanos tu correo para recibir las últimas novedades de goCanning!