Tres pastores, tres misterios y una bala en la corona.
hace 5 meses.

Nuestra Señora de Fátima, la virgen de los portugueses


"Vengo del cielo y vine a pedirles que vengan a este lugar cada día 13, al mediodía, durante seis meses. Y les diré quien soy". 

Lucía do Santos, tenia 10 años, y sus primos Jacinta y Francisco Marto  6 y 9, cuando vieron por primera vez un 13 de mayo de 1917 a la 'señora de blanco". Fue en Cova de Iria, en el pueblo portugués de Fátima, donde la virgen se les apareció en el tronco de una encina. Los tres niños pastorcitos que continuaron siendo testigos de sucesivas apariciones los días 13 de cada mes, hasta que la Virgen les confió tres "secretos", considerados vaticinios, que se interpretaron como la Revolución Rusa y el fin de la Primera Guerra Mundial, el inicio de la asegunda Guerra y finalmente un tercer misterio que fue develado muchos años después, se refería a los atentados que sufriría Juan Pablo II. 


Cuenta la historia que los niños fueron incomprendidos por el pueblo e incluso castigados por su familia y las autoridades que dudaban de la veracidad e sus palabras. Aunque poco a poco, comenzaron a seguirlos hasta el sitio de las apariciones, hasta que el 13 de Octubre de 1917 se congregaron casi 40.000 personas en ese sitio, bajo una lluvia torrencial. De repente, ocurrió "el milagro del sol" el cielo se abrió sobre todo los presentes y se produjo un resplandor previo a la última aparición de la virgen, que según la tradición católica les ordenó construir allí una capilla. 



Jacinta y Francisco morirían a los pocos años, víctimas de la epidemia de gripe que asoló Europa. Pero Lucía vivió hasta el 2005, consagrada como carmelita, y siguió experimentando apariciones de la virgen. 

La capilla en cuestión se construyó en ese lugar de la llanura de Fátima en 1920, y desde entonces atrae a peregrinos y fieles de todo el mundo, pero Nuestra Señora del Rosario de Fátima es, por excelencia, la virgen de los portugueses. 

La Rosa de Oro, en la parroquia de Monte Grande


El día de la Virgen de Fátima de 2015, la comunidad portuguesa de Esteban Echeverría colocó y bendijo en la parroquia  de la Inmaculada Concepción una réplica de la rosa de oro que el Papa Paulo VI le regaló al santuario de Fátima. Ese día, además de las tradicionales procesiones, también participaron de la celebración representantes de la Embajada de Portugal y grupos folclóricos como el local Estrelas do Minho.  

  

Las rosas de oro son una distinción creada por el Papa Leon IX en 1059, en reconocimiento por los servicios brindados a la Iglesia. En el 2010, Benedicto XVI llevó una segunda Rosa de Oro y el año pasado, con motivo de la canonización de los dos pastorcitos de Fátima , el Papa Francisco llevó la tercera Rosa de Oro a la virgen de Fátima. 


La bala en la Corona


Juan Pablo II no le regaló una rosa, sino una bala para su corona. 
Dicen que el tercer misterio de Fátima, el mejor guardado de todos, hablaba de "un obispo vestido de blanco que subía a una montaña empinada, en cuya cumbre había una gran cruz de maderos toscos, resultaba muerto por un grupo de soldados que le disparaban varios tiros de arma de fuego y flecha". La iglesia relaciona este secreto que recién fue revelado en el año 2000, con los atentados que sufrió el llamado Papa Peregrino. 
El 13 de mayo de 1981, el Papa sobrevivió a un intento de asesinato, cuando Ali Agca le disparó mientras circulaba en su automóvil. El Papa sostuvo que fue una mano maternal la que desvió la trayectoria de la bala. Al año siguiente, también el 13 de mayo, Juan Pablo II volvió a sobrevivir a otro atentado. 
En agradecimiento por la protección que la Virgen le brindó, el papa decidió obsequiarle la bala del atentado, que hoy se encuentra engarzada en la corona de Nuestra Señora de Fátima. 




El Santuario de Tornquist


La localidad de Tornquist, al sur de la provincia de Buenos Aires, tiene una fisonomía muy similar a la que tenía Fátima a principios del siglo pasado. Tanto, que la comunidad de inmigrantes portugueses de Argentina, decidieron crear allí un sitio de veneración y peregrinaje, al que acudían todos los años, cada 13 de mayo.
En 1982, Miguel Di Palma donó cinco hectáreas en agradecimiento por el fin de la guerra de Malvinas, a la que su hijo hacia sido convocado. En ese predio se comenzaría a construir en 2002 un nuevo santuario, obra del arquitecto Juan José Marques Rita, un lusodescendiente de Monte Grande muy comprometido con la colectividad portuguesa de su zona. 
La nueva capilla se inauguró en 2005, y desde entonces convoca a miles de fieles de todo el país. Resalta por su moderna arquitectura y su particular cubierta que parece inspirada en el manto de la virgen. 



13 de Mayo en el Club Portugues de Esteban Echeverría


Cada 13 de Mayo, todas las colectividades portuguesas de  Argentina realizan su tradicional peregrinaje hacia el Santuario de Fátima. 
Este año, nuevamente la pandemia va a impedir la peregrinación pero el Club Portugués de Esteban Echeverría, abre sus puertas para los que quieran venerar a la Virgen. Sacarán la imagen de la Virgen, que se encuentra en la canillita a la entrada del club, y los fieles podrán pasar unos minutos en el parque frente a ella. 

Los esperan a todos desde las 10.00 hasta las 18.00, con distanciamiento social, tapabocas y protocolos. 




mas info en:
https://www.facebook.com/ClubPortuguesdeEstebanEcheverria/ 
https://www.instagram.com/clubportugues.ee/



¡Comparte la noticia con tus amigos!



Comunicate con nosotros