Los juguetes no tienen género
hace 18 meses.

Del 8 al 12 de Abril se lleva a cabo la Semana del Juguete.
Una buena oportunidad para romper con los estereotipos de género desde la infancia.


Con el lema “hagamos que sigan jugando”, esta semana se lleva a cabo por primera vez en nuestro país, la “Semana del Juguete”.  Se trata de una acción conjunta entre la Cámara Argentina del Juguete y los canales Cartoon Network, Discovery Kids, Disney Channel Latin America y Nickelodeon. 

El objetivo es redescubrir el valor del juego como derecho de los niños y la propuesta es que durante estos días, los adultos se tomen cinco minutos para jugar con los más chicos. 

Si bien tiene un trasfondo comercial como todas las “fechas de....”, no deja de ser una buena oportunidad para reflexionar sobre la importancia de romper con los estereotipos de género en los juguetes. Desde los colores hasta las funciones, los juguetes siempre han marcado una clara división de roles entre varones y nenas.  

Y en ese aspecto, la industria del juguete tiene una enorme responsabilidad que debería ser revisada.  

Un informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina, revela que el 40% de los juguetes catalogados “para nenas” más vendidos del mercado son los vinculados a las tareas de cuidado y el trabajo doméstico, y el 32 % con productos de belleza. En el caso de los nenes, el 30 % tienen que ver con artículos deportivos, y el 26 % con juegos de riesgo, aventura, tecnología, muchas veces relacionados con la violencia .

Por qué todos los juguetes relacionados con las tareas del hogar son rosas y en los caátologos o publicidades se ve a niñas jugando con ellos? Porqué los jueguetes catalogados como “de varón” suelen ser mostrados como arriesgados, valientes y tecnológicos? 

Porqué seguir diviendo el enorme espectro de juguetes en mitad niñas y mitad niños? 

Ya que nos vamos a tomar cinco minutos para juegar con nuestros hijos, sobrinos, nietos, hagámoslo con una propuesta que no excluya ningún juguete: que sean ellos los que elijan con qué jugar, y no nosotros (o el mercado) los que decidamos por ellos.  Y sobre todo, no fomentemos a través de estos estereotipos, la desigualdad desde la infancia.

Los juguetes no tienen género, somos los adultos los que tenemos prejuicios. 

¡Comparte la noticia con tus amigos!



Comunicate con nosotros