Semana del Parto Respetado: queda mucho camino por recorrer.
hace 4 meses.

En nuestro país existe una ley que contempla el parto respetado, pero sigue habiendo cesáreas indiscriminadas, partos sin asistencia sanitaria y violencia obstétrica. Conocer los derechos de las madres, los recién nacidos y sus familias es el primer paso para hacerlos valer.


En el año 2004, la Asociación Francesa de Parto Respetado, que venía bregando por este derecho hacia varios años, impulsó una iniciativa que fue replicada por varios países y hoy es reconocida por organismos como UNICEF, ONU y la OMS (Organización Mundial de la Salud). Para visibilizar y crear conciencia sobre la necesidad de respetar los derechos de la madre, el niño y su familia al momento del parto, se instauró la Semana del Parto Respetado. Este año se lleva a cabo desde el 14 al 20 de mayo con el lema El poder de parir está en vos


En nuestro país, existe una Ley sobre parto respetado o humanizado (Ley 25.929) que fue sancionada en el 2004 pero recién fue reglamentada en 2015. Contempla los derechos durante el embarazo, trabajo de parto, parto, y post parto, no solo de las madres, si no también de los recién nacidos y sus familias, respetando sus particularidades de raza, religión, nacionalidad y haciendo énfasis en la información y acompañamiento profesional para la toma de decisiones. 

 

Ahora bien:¿qué es exactamente un parto respetado? 

La Sociedad Argentina de Pediatría explica que el término “parto respetado” hace referencia a una modalidad de atención del parto caracterizada por el respeto a las necesidades y deseos de los padres y los niños por nacer.Donde ellos sean los protagonistas y el nacimiento se realice de la manera más natural posible.

Ese es, quizás, el punto que más controversias genera, ya que los extremos son muy radicales. En un extremo, la tremenda cantidad de césareas indiscrimindas, y por el otro el aumento de nacimientos que se producen sin ningun tipo de intervención sanitaria, con el riesgo que ello implica tanto para la madre como para los recien nacidos. 

Según un informe realizado por el Defensor del Pueblo Adjunto de la Provincia de Buenos Aires, Walter Martello, en esta provincia se producen en promedio un 36 % de césareas sobre la cantidad de nacimientos. La Organización Mundial de la Salud establece como parámetro entre un 10 y un 15 %. Los datos son oficiales, suministrados en el 2017 por el Ministerio de salud de la Provincia de Buenos Aires. 

El mismo informe alerta, también que “en un año, se registraron 544 nacimientos en todo el país que no recibieron ningún tipo de atención por parte de médicos, parteras, enfermeras u otro/a agente sanitario. A su vez, otros 431 nacimientos a nivel nacional (107 en el Gran Buenos Aires) fueron atendidos por comadres”.

Sobre ésto se pronunció también UNICEF esta semana, marcando que uno de los derechos que garantiza la ley de parto respetado es el de la atención perinatal. 

“Un aspecto prioritario en el cumplimiento del “parto respetado” es brindar un parto seguro, y para ello es necesario que sea institucionalizado. El único lugar donde se pueden brindar seguridad y derechos es en un centro de salud.  Muchas de las muertes de los recién nacidos y de sus madres pueden prevenirse si los chicos nacen en un lugar adecuado, donde se aseguren Condiciones Obstétricas y Neonatales Esenciales (CONE) definidas por la Organización Mundial de la Salud”

 

Alejándonos un poco de lo que parece ser el eje de discusión “cesárea vs parto natural” , lo cierto es que la violencia obstétrica no se agota en esta dicotomía. Existe siempre que haya una relación de sometimiento (por más solapada que parezca). Se la suele llamar “microviolencia” porque está tan internalizada que se la toma como natural y  si bien es uno de los tantos modos de violencia de género, excede a la mujer. Por lo general la relación de sometimiento y maltrato se da entre la madre y los profesionales que la asisten, aunque también se suele producir con los familiares que la acompañan al momento del parto, e incluso con el recién nacido.  

Un parto respetado es aquel en el que se le informa a la madre (y su familia) todas las opciones y puede tomar deciciones activamente. Donde a la madre no se la trata de enferma, donde se respetan sus tiempos biológicos y psicológicos, sin practicas invasivas no justificadas. La madre tiene derecho a ser informada sobre la evolución de su embarazo y parto, y a decidir quien la va a acompañar en ese momento. También tiene derecho a estar acompañada de su bebé recien nacido siempre que alguno de los dos no requiera atención especial, y a recibir apoyo en el post parto y amamantamiento .

la Ley también contempla los derechos de los recien nacidos, de tener una identidad, de ser tratados en forma digna y respetuosa, no ser sometidos a ninguna práctica injustificada ni de investigación, a estar internados con su madre. Si el bebe estuviera en riesgo, es un derecgo de los padres de estar informados continuamente y de forma comprensible, y deben contar con su consentimiento para cualquier práctica médica. Siempre que sea posible, la ley establece que debe facilitarse la lactancia materna y el contacto físico con los padres. 

 

Por último, un detalle no menor: casi todas las provincias adhirieron a esta ley o dictaron una similar, excepto Buenos Aires, Catamarca y Formosa.



Más info en : 

https://waltermartello.com.ar/semana-del-parto-respetado-en-buenos-aires-se-producen-mas-del-100-de-cesareas-recomendadas-por-la-oms/

https://www.unicef.org/argentina/parto-respetado


¡Comparte la noticia con tus amigos!



Suscribite

¡Dejanos tu correo para recibir las últimas novedades de goCanning!