Voy por esta anónima misión deportiva
hace 18 meses.

Javier Renoldi es uno de los once corredores de Canning que va a participar del Raid de los Andes de Columbia, que se corre a 2600 km de altura.


Era el 9 julio del 2012 y un amigo lo invitó a correr los 5 km del Club Lanús, una carrera promovida por la comisión de atletismo de la empresa donde trabaja Javier Renoldi. 

“En ese entonces, mi última maratón había sido ver tres temporada seguidas de Breaking Bad, pero igual acepté. Desde ese día, no dejé de correr”

Javier tiene 41 años, esta casado con Cintia y tiene dos hijos, Victoria (con la que se da el lujo de entrenar) e Ignacio.  Corriendo consiguió muchas medallas, pero reconoce que más que metas de distancia, este deporte le dió muchos amigos y un enorme equilibrio en la vida. “Logré bajar de peso y mantenerme, me divierto, y aprendí a conciliar mi vida familiar y laboral con este deporte”

La carrera que está por emprender, junto a todo el grupo de running de Pato Devia es el gran desafío, no sólo por la dificultad, si no por la necesidad de sincronizar su trabajado, su responsabilidad como padre de familia y demás obligaciones diarias. Algo que parece tan imposible como ganarle al cansancio y la altura de esos 62 km por la Puna argentina. 

“Hoy hoy voy por esa medalla milagrosa, por esa anónima misión deportiva… Nadie me va a sacar este derecho que me gané, entrenando varias veces por semana, fondeando junto a los primeros rayos de sol de cada domingo, con frío, con lluvia, ahí estuvimos y allá vamos”

 

¡Comparte la noticia con tus amigos!



Comunicate con nosotros