¿Qué dejó la Expo Cannabis?
hace 13 meses.

Se realizó el fin de semana pasado en La Rural. Derribó algunos mitos y volvió a agitar el debate por la legalización de su uso medicinal


La pregunta del millón es cómo un producto que sólo está permitido como uso medicinal para enfermos de epilepsia refractaria, terminó teniendo una expo de tres días ni más ni menos que en La Rural de Palermo. 

Los datos fríos pueden ser parte de la respuesta: 

- 3 días de exposición.

- 70 stands de grow shops, ONG´s e instituciones privadas y oficiales.

- Un punto de acceso a la Justicia donde abundaban las consultas sobre la legalidad de su uso terapéutico. 

- Un punto de acceso a la Salud, en el que los profesionales charlaban cara a cara con los visitantes, que tuvo que ser ampliado en medio del evento por la cantidad de la demanda.

- Un municipio (Lamadrid) que presentó su proyecto de cultivo de cannabis como aporte a la economía regional. 

- Esperaban 25.000 personas, pero asistieron 56.000 visitantes en tres días.

- Más del 30 % de los visitantes fueron personas mayores de 60 años.



 

UNA EXPO DE CANNABIS SIN CANNABIS


En los los stands había cuanta cosa se necesite para el consumo y autocultivo: accesorios, moledoras de uso casero, prensas artesanales, cilindros anti-olor, pipas, vaporizadores, reflectores, fertilizantes orgánicos y hasta bolsas de sustrato a base de guano de murciélago.  Pero no se podían vender plantas, semillas ni aceite. 

Eso no fue un impedimento para que el público hiciera más de una hora de cola para acceder cada uno de esos días. Porque si bien hubo público para comprar insumos, pero la gran mayoría fue para informarse y evacuar dudas. 

Durante los tres días hubo un extenso programa de talleres, charlas y conferencias de abogados, científicos, médicos y “auto cultivadores”.

 

EL NUEVO DEBATE


Organizada por la revista THC, dedicada a la cultura canábica, la expo contó con el apoyo del Ministerio Público de la Defensa, la Asociación Argentina de Salud Mental, el Centro de Estudios de la Cultura Canávica, la ong Mamá Cultiva, la Universidad Nacional de Quilmes, la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas, la Asociación Argentina de Electrodependientes y la Asociación de Magistrados del Ministerio Público de la Defensa.  


Independientemente del aspecto comercial del evento y de la “moda” del cannabis como una terapia alternativa, la Expo Cannabis derribó algunos mitos. 

El más importante: el cannabis no sirve para todo y que hay diferentes tipos de aceite  de acuerdo a su composición (porcentaje de THC y CBD). 

En todo momento, los médicos aconsejaban que, como cualquier otra medicación debería estar indicada por un profesional. 


También dejó en claro dos cosas:

- las posibilidades de una industria en auge

- la necesidad de regulación e información. 

La ley actual, si bien autoriza el uso y el autocultivo para una determinada patología, prohibe la venta de aceite. Esto fomenta un mercado paralelo, en el cual no se puede controlar el tipo ni la calidad de aceite, así como tampoco la forma de aplicación.  Los usuarios se rigen por información que circula en la web, en los grupo de cultivo, o en el mejor de los casos por la escasa bibliografía disponible. 

El debate por la legalización debería ir por otro camino: generar el marco apropiado para la investigación, producción, comercialización y consumo. Solo la regulación podrá garantizar la calidad y uso apropiado del cannabis.  Mientras tanto,  sigue creciendo una oferta informal y una demanda que se rige por las reglas de la automedicación, con los riesgos que ello implica. 



¡Comparte la noticia con tus amigos!



Comunicate con nosotros