Qué saben nuestros hijos de Malvinas?
hace 17 meses.

El pasado 2 de Abril se conmemoraron 37 años del conflicto bélico de Malvinas y la "desmalvinización" sigue siendo un estigma en nuestra sociedad.


El jueves pasado frené en el semáforo de Arana y Alem, en Monte Grande. En la Plazoleta de los Fundadores, ya estaban las instalaciones que todos los años realizan los Veteranos de Malvinas para la vigilia del 2 de abril. En el asiento de atrás iba mi hijo de nueve años y, obviamnete, me preguntó que era eso. 
Ante mi respuesta me dijo: 
- “ah si, si...yo vine el año pasado con papá. Estaba el paracaídas y las espadas”. 
- ¿Las espadas, Fran? No pelearon con espadas....- y mientras iba explicándole me dí cuenta que no tenía ni la menor idea de lo que había pasado en Malvinas. No sabía porqué habían combatido, ni cual era el reclamo, ni siquiera sabía porqué los argentinos consideramos a las Islas como argentinas. Mi hijo mayor, de 14, tampoco lo sabía (y tristemente) imaginaba a la guerra más como una partida de Fortnite que como un combate donde peleaban seres humanos de carne y hueso, muchos de ellos chicos que apenas estaban terminando el servicio militar.  
Más allá de la anécdota, esto es el más vivo ejemplo de la "desmalvinización" de la que una vez me había hablado (en una charla cuando se cumplieron 30 años de Malvinas) Jorge Daniel Sabbagh
Jorge es ex combatiente de malvinas, forma parte del centro de Veteranos de Guerra de Malvinas y de un grupo llamado Malvinas, Educacion Y Valores, que se dedica entre otras cosas a dar charlas gratuitas en los colegios. 
Ellos, los que fueron olvidados durante años, se pusieron al hombro la tarea que el Estado no hace: Hablar de Malvinas. Pensar Malvinas.  
Contrariamente a la opinión y los prejuicios que nuestra sociedad (esa misma sociedad que les dió la espalda cuando volvieron de las islas) tiene, ellos no son fanáticos. No son un grupo radicalizado, No reivindican la guerra. Reivindican el derecho soberano sobre la islas, pero ante todo levantan la bandera la memoria como una manera de pensar el futuro. Y esa es una responsabilidad de todos. 
Tomo prestada una frase que dijo el 2 de abril pasado el Padre Gabriel Coon cuando bendijo la bandera que los ex combatientes de Ezeiza hizaron en la Plaza de la Estación Canning: “Que las nuevas generaciones sepan que Malvinas es una causa de todos” 
Ese “todos” me incluye también a mí, que parada en un semáforo me doy cuenta que mis hijos, que tienen a su alcance todos los medios para una buena educación, no saben que pasó en Malvinas. 
Mañana va a ser 3 de abril y con la vorágine de la vida cotidiana probablemente nos volvamos a acordar de Malvinas el año que viene. Ojalá, mis hijos (y los de algunos de ustedes) sepan un poco más. Asumamos ese compromiso.

¡Comparte la noticia con tus amigos!



Comunicate con nosotros