Mamis solidarias: cuando poquito es mucho.
hace 1 mes.

En 2015 Laura Furman, Silvana Fretes y Paula García plantaron el gérmen de esta asociación civil de Canning que reúne a hombres y mujeres, para mejorar la vida de los niños en el conurbano bonaerense y en dos aldeas de Misiones.


Por Pablo Strozza

Ganas de ayudar a los necesitados, y mucho más cuando esos necesitados son niños. Sin otro rédito que ver una sonrisa en la cara de un chico que consiguió una campera para no sufrir las inclemencias del frío en el invierno, o una mochila nueva cargada de todos los útiles escolares que precisa para afrontar su año lectivo. Esta es la misión de Mamis solidarias: un grupo de mujeres que desde el año 2015 se dedica a mejorar las condiciones de vida de niños del sur del conurbano bonaerense y de Ivoty Okará y Mainomby, dos comunidades aborígenes de Bonpland, provincia de Misiones.

“Todas ejercíamos la solidaridad de alguna manera, y la solidaridad nos unió. Ya van cuatro años de esta locura. Nos reunimos todos los lunes a las 18:30 hs., llueve, truene o caiga granizo, y nos sentamos a laburar cuatro o cinco horas”, dice por teléfono Laura Furman, presidente y directora de Mamis Solidarias.

¿Y cuál es la génesis que llevó a formar esto?

Había una escuelita rural en Carlos Spegazzini con muchos problemas de inundaciones cuando llovía. Yo me enteré porque una conocida era maestra jardinera ahí. A mí me encanta escribir, entonces mandé un mail a un montón de gente describiendo lo que ocurría. Y ese mail tuvo una repercusión bárbara. Tanto fue así que vinieron a casa dos chicas con dos camionetas para ayudar a esos chicos. Y cuando volvíamos de dejar esa ayuda Silvana (N. de R.: Fretes, tesorera de la entidad) me preguntó “¿Puedo seguir con vos con esto?”. Poco tiempo después se sumó Paula (N. de R.: García, conductora del noticiero de la tarde de Todo Noticias), a quien conocí de casualidad ya que hacía pilates en el mismo lugar que yo, y escuchó que necesitaba unos vestidos para donar. La clase posterior ella apareció con esos vestidos. 


¿Y cómo surge la idea de ir a Misiones? 

Fue por un contacto a Paula vía la tele: le escribió un grupo que se llama Misiones Solidarias Argentinas en 2017. Ella lo planteó en una reunión y enseguida dijimo “¡Vamos”! Fuimos a Bonpland, que es un pueblito muy chiquitito, de 4 mil habitantes, a 65 kilómetros de Posadas, y te juro que te dan ganas de irte a vivir al medio del monte. Son dos comunidades aborígenes que se llaman Ivoty Okará y Mainomby, y nos encontramos con una realidad que te rasga los órganos. Y la verdad es que con lo que les brindamos transformamos su vida. Una de las cosas que hicimos fue proveer de chapas para a viviendas de las 42 familias del lugar. 


Mamis Solidarias tiene un slogan que es “Poquito es mucho”. ¿Qué quieren transmitir con eso?

Al principio nos costaba mucho pedir ayuda. Y nos empezamos a dar cuenta que la gente, a veces, te manifestaba con vergüenza que con muy poco podía sumarse. Si vos donas un par de zapatillas usadas tenés que ser consciente que un nene va a poder con esas zapatillas al colegio y no descalzo. No hay que creer que la única ayuda que vale es la millonaria. Vivimos en una sociedad que está muy lastimada, muy golpeada, muy dormida y muy despierta. Hay una polarización de todo. Y en el medio hay pibes que la pasan verdaderamente mal. Por eso, con poquito se puede hacer mucho. 

Hay algo que es interesante, y es que focalizan la manera de ayudar de acuerdo la época del año…

Es verdad. Las dos campañas anuales que se mantienen son las de zapatillas y alimentos. Después tratamos que se done en función a la época del año. Al inicio de las clases con Una mochi como la tuya, que se trata de que los nenes empiecen el colegio con útiles nuevos y no, por ejemplo, con lápices que tengan el nombre de otro, más allá de que toda ayuda es bienvenida. Y después en el invierno tenemos Abrigaditos, para fin de año Navidad Compartida y Reyes, Día del niño, etcétera. 

Por último, ¿cómo puede sumarse aquellas personas o empresas que quieran ayuda?

En cuanto a empresas, en los últimos tiempos se sumaron Turner e IRSA. Hoy por hoy las empresas buscan gente a la que se le pueda creer, que sea gente transparente, y es algo que nos llena de orgullo. Se puede donar a través de nuestra página web (www.mamissolidarias.org.ar) en la sección Donar. Allí están los datos para poder realizar una transferencia bancaria o para hacer aportes únicos o mensuales a través de Mercado Pago. En los aportes mensuales, de acuerdo a la cifra que se done, se puede ver el equivalente a la cantidad de meriendas que eso representa para un chico.


Nota al márgen: Si quieren sumarse a Mamis Solidarias, en este momento están convocando a voluntarios para los talleres de apoyo escolar  en el merendero Lo Piecitos, de Ezeiza, los días jueves, de 9 a 11 hs. 


¡Comparte la noticia con tus amigos!



Suscribite

¡Dejanos tu correo para recibir las últimas novedades de goCanning!