Las Chicas de Steven
hace 19 meses.

Son hermanas, nacieron en Paraguay y hoy forman parte el equipo femenino de instalaciones de esta reconocida empresa de piletas de alta gama.


Eunice, Zulemita y Noemí Britos son hermanas. Nacieron en Paraguay, pero eran muy pequeñas cuando vinieron a nuestro país. Lo hicieron siguiendo el trabajo de su padre que venía a desempeñarse como instalador de Steven Piscinas. Por ese entonces, la incipiente empresa familiar estaba en pleno desarrollo, y ellas crecieron entre caños, cables y herramientas, mamando desde muy chiquitas el oficio de su padre y la pasión por las piletas de su tío. 

Casi como algo natural, comenzaron a acompañar a su padre a las obras y al poco tiempo se encontraron con las herramientas en la mano. Al principio como un hobbie, y luego como un trabajo. Cuando terminaron de estudiar, decidieron especializarse en este oficio que está circunscripto al mundo masculino. Sin embargo ellas pusieron manos a la obra y conformaron el TEAM FEMENINO de instalaciones de filtros y electricidad.

Zulemita Britos

En un mundo como el de la construcción, mayormente liderado por hombres, las chicas aseguran que se insertaron sin ningún prejuicio. "Asumimos los mismos roles que cualquier otro trabajador . Y nunca nos sentimos discriminadas ni ofendidas" , dice Zulemita. "Al contrario, en la obra a nosotras nos respetan. Estamos acostumbradas a trabajar entre hombres" 


Noemí Britos

Lo mismo dice Rubén Arrúa, el director de Steven Piscinas, que nunca puso en duda la capacidad de las chicas al momento de contratarlas. "Las conozco desde siempre, porque son mis sobrinas. Pero ellas trabajan en las obras por mérito propio" y reconoce que "ellas le dan un toque de calidad a las instalaciones finales, con algunos detalles que muchas veces el personal masculino no cuida". 


Eunice Britos

Las chicas estan muy alejadas del modelo de trabajador de la construcción que el inconsciente  colectivo suele tener. Lejos de ser tildadas como feminazis, o marimachos, ellas llegan a la obra con las uñas puntadas, cabellos planchados y pestañas acicaladas. Nada de eso les impide hacer su trabajo a la perfección y demostrar que la belleza  y la feminidad no están reñidas con la eficiencia. "Las chicas se ponen la 10 todos los días", dice Rubén. 

"Somos paraguayas, pero también nos ponemos la de Argentina" rematan ellas entre risas mientras comparten un mate en las escaleras de una pileta que esta a punto de entregarse. 




¡Comparte la noticia con tus amigos!



Comunicate con nosotros